miércoles, 18 de mayo de 2011

GAY TALESE: HONRARAS A TU PADRE.




Con sombrero color marfil, traje impecable y maneras de gentleman, Gay Talese revive en Madrid el trasfondo de su libro, Honrarás a tu padre, donde desvela los secretos de la Mafia tras infiltrarse en la intimidad de la familia Bonanno durante seis años y desvelar los detalles íntimos y el día a día de la familia esa fanilia desde que una lluviosa noche de octubre de 1964, dos gángsters secuestran al patriarca y capo de Nueva York, Joseph Bonanno, y su hijo Bill y sus hombres tienen que emprender un viaje para desaparecer temporalmente de la escena del crimen.

Gay Talese considerado como uno de los pioneros del llamado “Nuevo Periodismo” en Estados Unidos desde sus trabajos en los años 50 y 60, se reunió en una conferencia ante estudiantes de periodismo de la Universidad Complutense de Madrid (UCM).

Talese visito España con motivo de una nueva edición de su libro “Honrarás a tu padre” (Alfaguara), fruto de sus conversaciones con Bill Bonano, hijo del entonces líder de una de las cinco familias de la mafia, y con el que asegura empezó a saber cómo conocer el perfil para ese tipo de historias humanas.



“Llevo más de 50 años en el periodismo, y es ideal para quienes quieren hacer cosas de valor, aunque no en lo económico. Trabajamos por la oportunidad de ampliar la verdad en la sociedad, sea el país que sea, trabajamos por esa búsqueda de la verdad”, mencionó.

A los muchos jóvenes estudiantes reunidos en el auditorio de la Facultad de Ciencias de la Información, les expuso que en ese ejercicio hay que “hacer un esfuerzo para comprender a los demás”.

Talese (1932) recordó que el reportero tiene la obligación de hacer eso “no sólo con el poder, que es algo que les gusta a muchos, sino también desde la gente normal y hasta los que están en las zonas ilegítimas, como los criminales”.

Respecto a su caso con Bonano, expuso que sabiendo que no era jefe de la familia, le planteó tener la historia de él para que cuando haya muerto no se contara sólo lo que el Departamento de Policía de Nueva York difundiera y destacar de su vida, niñez, así como adolescencia.

Reconoció que algo de búsqueda de perdedores tienen sus historias, como la hecha al boxeador Floyd Patterson (1935-2006), que quizá fue menos reconocido que otros en el pugilismo, pero le llamó la atención “por ser el que más veces se levantó”.

De Frank Sinatra, destacó su perseverancia, aunque aclaró que él sí era un personaje con poder que por momentos no lo tuvo.

Referente a las historias que hoy se le vienen a la mente y funcionan en este esquema de trabajo, refirió que en el caso de la detención del director del Fondo Monetario Internacional (FMI) Dominique Strauss-Kahn, fue la camarera del hotel que lo denunció.

“Cómo es la vida de una camarera, la mayoría quizá pobres, que van a trabajar a lugares de mucho lujo, ven mucha riqueza, y la visión que tienen de la vida también puede resultar interesante de explicar”, enfatizó.




El caso de Libia es interesante si se mira desde otro ángulo. Un hombre lleva cuarenta años en el poder, relacionándose con todos los países, y en dos años todo cambia, qué es lo que hace que se le vea de manera distinta, cuando es el mismo hombre", se pregunta Talese, quien ha escrito para The New York Times, Esquire, The New Yorker, The Times o Harpers Magazine


Destacó que sería interesante saber lo que la hija de Muammar Gadafi asegura que se vive ahora en Trípoli, o qué vive y siente ahora un miembro de la familia del ex presidente egipcio, Hosni Mubarak.

En esa misma línea, confesó que le gustaría entrevistar al ex vicepresidente de Irak, Tareq Aziz, actualmente preso, que previó mucha de la violencia que tras la invasión estadunidense se vive allí, por lo que “él debería decir algo antes de morir”.

Agregó que otro personaje del que le gustaría escribir es Fidel Castro, pues es una figura mundial para algunos y un dictador para otro y del que “no se sabe qué pasará y de su persona no se ha contado mucho”.

1 comentario:

armandolora dijo...

Nunca se llega a saber la verdad de la historia de cada hombre, los periodistas y biografos se encargan de resaltar debilidades y desvirtuar fortalezas de cada uno.