Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2011

A VAN GOGH LO MATO UN CAWBOY

OCT 2011 09:52h

Hasta el momento, la muerte de Vincent Van Gogh estaba íntimamente relacionada con su atribulada vida, sus internaciones psiquiátricas, las terribles y melancólicas cartas a su hermano Theo, a sus fracasos permanentes (apenas vendió un cuadro en vida), su amistad plagada de peleas con Gauguin (un día lo corrió con un cuchillo; otro se cortó la oreja delante de su colega), por mencionar apenas algunos hitos trágicos. Nunca llamó la atención que el gran artista postimpresionista se pegara un tiro, caminara hasta su pensión y muriera dos días después. Desde Antonin Artaud hasta eminencias psiquiátricas, han ensayado sobre la obra de este loco genial. Pero ahora te cambian la historia (ver pag.17).

Efectivamente, dos investigadores aseguran que en la campiña de Auvers-sur-Oise, Francia, el 29 de julio de 1890, Van Gogh fue muerto por un cowboy. Plop. Leíste bien: por un cowboy, un vaquero estilo John Wayne, un tipo salido de la serie Bonanza. Sólo que el sujeto era un joven…

LA CIUDAD Y LOS SUEÑOS DE UN GRAN FABULADOR.

A noventa años del nacimiento de Federico Fellini, se publica un libro de más de cuatrocientas páginas que reúne textos manuscritos y dibujos del cineasta.

Algún lector de ficciones podrá asociar ese nombre con un personaje de novela, pero Rímini, ante todo, identifica a una geografía cara a los cinéfilos de todo el mundo; en efecto, es famosa no tanto por sus playas como por haber sido la cuna de Federico Fellini. Algunos habitantes de esta modesta ciudad romañola se enteraron de su nacimiento, el 20 de enero de 1920, y más tarde lo vieron incursionar en el periodismo, pero nadie notó su ausencia -salvo sus familiares- cuando en marzo de 1939 el muchacho provinciano abandonó el pueblo para instalarse en la tentadora Roma.

Cuando en 1993 el creador de La dolce vita partió de este mundo, un copioso material de su producción (textos, dibujos, vestuarios y borradores de algunas de las 24 películas que había filmado) quedó a la deriva, con riesgo de perderse. Otra parte, en cambio, permanec…