sábado, 10 de abril de 2010

Agua: ¿Realmente se acabará?


Que ya se ha hablado de una posible escasez de agua en un futuro, es cierto. Que estamos enfrentando una serie de fenómenos naturales debido al cambio climático, es cierto. Y que muchos no estamos haciendo nada por evitar una posible catástrofe, lamentablemente, también es cierto.

Según los informes del Banco Mundial y las Naciones Unidas más de un tercio de los 6,600 millones de habitantes del planeta sufren de escasez de agua, mientras que 77 millones de latinoamericanos podrían correr la misma suerte el 2020 y los peruanos careceríamos del líquido elemento al 2025.

Para el ingeniero Julio Ordoñez, colaborador del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) el Perú sería el tercer país en el mundo en experimentar “estrés hídrico permanente” para el año 2025 ; es decir, una aguda escasez de agua, debido a que decrecerá la disponibilidad hídrica de la vertiente del Pacífico por la disminución de las lluvias, lo cual, a su vez, afectaría la generación de energía eléctrica y se incrementarían las tarifas eléctricas.

Mito o verdad

Aunque se hablan de muchas soluciones para la problemática del agua, la situación no es tan fácil como se habla. Existen muchos mitos acerca de este tema y también hay precisiones que no todos conocen. Un ejemplo claro es el de la posible desalinización del agua del mar. El 97 % de las fuentes de agua en el mundo es agua de mar, mientras que el otro 3% de agua dulce la explotamos inconscientemente en el consumo diario y las industrias.

¿Con sal o sin sal?: Mito

Quitarle la sal al agua de mar no sería tan efectivo como se debate; en primer lugar, este proceso implica un alto costo industrial y por ello, la inversión en este proceso no sería rentable ni mucho menos beneficiosa. Por otro lado, existen riesgos ecológicos mucho más dañinos: la instalación de cualquier gran industria contamina al medio ambiente.

Y si se pudiera industrializar el proceso de desalinización, cuando estas fábricas extraigan inmensas cantidades de agua del mar utilizarán máquinas que ocasionarán un desequilibrio en el ecosistema marino, y como consecuencia, se perderán muchas especies marinas. En conclusión, esta idea podría ir descartándose como una alternativa de solución.

Deshielo inminente: Verdad

Investigadores de los gobiernos de Estados Unidos y Gran Bretaña anunciaron que la capa de hielo de la Antártida llamada Wordie, que venía desintegrándose desde la década de 1960, ya no existe. Además, señalaron que la parte norte de la capa de hielo Larsen se ha desprendido también, ya que más de 8.300 kilómetros cuadrados se han caído de su barrera de hielo desde 1986.

Sin ir muy lejos, en el Perú, el glaciar Quilca, ubicado entre la región Puno y la frontera con Bolivia ha desaparecido, según el Instituto Nacional de Recursos Naturales (INRENA). En ese mismo sentido, el nevado de Ticlio, que en otros tiempos fue un atractivo turístico para los montañistas y esquiadores, está en el mismo camino. Conclusión: Los deshielos son inminentes, y los glaciares, como fuente principal de agua potable podrían desaparecer.



Es bien sabido que las autoridades gubernamentales deben ser los primeros protagonistas en esta historia que podría terminar en tragedia. Por otro lado, los científicos y profesionales deben aportar con su conocimiento. Y nosotros, desde casa también debemos ser conscientes de la gravedad de la situación y poner un plan en marcha.

http://www.universia.edu.pe/noticias/principales/destacada.php?id=71776

No hay comentarios: