Ir al contenido principal

LA ECOLOGIA Y EL BUDISMO DESDE EL PUNTO DE VISTA DE UN OCCIDENTAL


No hay nada que surja por casualidad, todo se debe a causas y condiciones. Si cambiamos de lugar nuestra mente también cambia, si cambiamos de un grupo de personas a otro grupo, también cambia nuestra mente. Debemos aceptar esta realidad y adaptarnos flexiblemente a los cambios, aunque tengamos siempre una línea estable.
Después de esta reflexión, también se puede decir, que si el entorno que nos rodea es puro y sin contaminar, nuestra mente también funcionará de forma más clara, más sensible y más armónica.
Creo que todos hemos experimentado esto alguna vez. Cuando hemos llegado a preciosos lugares en el que los espacios abiertos, el cielo azul, los pájaros, las flores, el verde de los prados, la enormidad de las montañas, nos han inspirado a potenciar nuestras buenas cualidades y nuestro interior. El efecto es inmediato para muchas personas, otros necesitan más tiempo y les lleva días experimentar esa apertura interior, pero la apertura siempre surge de forma natural.

Así tenemos una enorme responsabilidad de defender a nuestro entorno natural. Nuestros actos afectarán enormemente a los que nos rodean y a las generaciones futuras. Su felicidad futura, depende de nuestro respeto ya desde hoy a la naturaleza. SS. El Dalai Lama, escribe respecto al Tíbet: "La influencia del budismo y los rigores de la vida en los espacios abiertos y de un entorno sin contaminar, germinaron en una sociedad dedicada a la paz y la armonía".
Al ir a un lugar retirado, en plena naturaleza y de grandes dimensiones, además de la apertura interior, hay el efecto de sentirse uno mismo pequeño, de concienciar que somos poco y mucho respecto a la enormidad de dimensiones de la naturaleza, que estamos en manos de fuerzas superiores. Esto nos produce a veces una sensación de desesperanza inicial, que según Gyetrul Yikme Rimpoché, es positiva pues nos conduce, tras tocar fondo, a tomar con fuerza una determinación vital de ser mejores y pensar más en los demás.

Así con el respeto hacia la naturaleza y nuestro entorno, comenzaremos a valorar más las cosas pequeñas, a dar menos importancia al consumismo y a no cambiar de coche cada poco a poco por ejemplo. Para poder crear el coche destruimos con el inmenso gasto energético muchísimos recursos naturales. El contacto con la naturaleza nos potencia nuestra capacidad de renuncia, necesaria en el camino budista, y nos aporta un infinito campo de buenas sensaciones, un soporte externo a nuestras meditaciones y un sentimiento cálido que nos une y nos hace respetar a toda la humanidad.

De la misma manera si meditamos en casa y dedicamos los méritos a favor de la naturaleza, ésta se verá mejorada. Especialmente pienso que la meditación en Tara Verde, puede cristalizar en que la naturaleza se conserve mejor y lleguen bendiciones a través de ella.


Martín García (Thupten Chophel).


http://www.shambalavigo.org/ecologia2.htm

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA HOMOSEXUALIDAD EN EL ANTIGUO PERU

Durante el descubrimiento de América, los colonizadores encontraron en estas tierras una gran diversidad de prácticas sexuales, desarrollándose todas en un ambiente de respeto y dignidad, pues los modelos de tradición histórica existentes en estas sociedades, no condenaban al individuo que nacía en su seno a un tipo de conducta única. Las crónicas escritas entre los siglos XV, XVI y XVII, dan fe de la presencia en suelo americano de todas las variantes de la homosexualidad, sin que estas fueran vistas con algún desprecio o repulsión.



En Centroamérica y las islas del Caribe, los homosexuales eran considerados como mágicos, dotados de poderes sobrenaturales y su cercanía era augurio de buena suerte, el cronista Gonzalo Fernández de Oviedo nos cuenta, que fue testigo de como en busca de protección y ayuda divina los pobladores ;traían por joyel un hombre sobre otro en aquel acto de Sodoma, hecho de oro de relieve



Durante la acción evangelizadora de fray Bartolomé de las Casas en México, es…

HISTORIA DE LA SARNA

La historia del descubrimiento de la etiología de la escabiosis es fascinante y, a la vez, motivo de controversia.

Actualmente no tenemos duda de que la sarna es una dermatosis contagiosa, producida por un ácaro blanquecino, semiesférico, poseedor de 4 pares de patas, cuya morfología es muy parecida a la de otras variedades productoras de las sarnas animales: Sarcoptes scabiei var hominis. La sarna humana se diagnostica por un síntoma (el prurito) y por una lesión (el túnel o galería) que son característicos. Sarcoptes scabiei hominis (del griego sárx, carne, y kopto, yo corto) es el diminuto y voraz animalejo que se dedica a excavar galerías en la piel del ser humano afectado.

Hay que dejar claro que Sarcoptes scabiei no es un insecto. Los insectos tienen 6 patas, antenas y un cuerpo dividido en 3 partes, y la implantación de miembros es torácica, mientras el ácaro de la sarna tiene una cabeza, un cuerpo con forma de tortuga y apéndices que le son útiles para sobrevivir.

Aunque se cu…

LIPOVETSKY: UNA TEORÍA HUMORÍSTICA DE LA SOCIEDAD POSTMODERNA

Sintesis del artìculo pùblicado en Tebeosfera por Alejandro Romero.
http://www.tebeosfera.com//Documento/Articulo/Humor/Lipovetsky/sociedad_postmoderna.htm

«... no sólo nadie se reiría viendo quemar gatos como era normal en el siglo XVI por las fiestas de San Juan, sino que ni siquiera los niños encuentran divertido martirizar a los animales, como hacían en todas las civilizaciones anteriores.»
LIPOVETSKY
La era del vacío
La sociedad humorística
Desde el principio, Lipovetsky afirma, con ese entusiasmo monocromo que embarga a todos los que alguna vez han creído encontrar una clave esencial para comprender el mundo, que la sociedad contemporánea puede ser definida como fundamentalmente humorística, que el humor es un componente de máxima importancia en dicha sociedad:

«... el fenómeno no puede circunscribirse ya a la producción expresa de los signos humorísticos, aunque sea al nivel de una producción de masa; el fenómeno designa simultáneamente el devenir ineluctable de todos nuestros sign…