Ir al contenido principal

En Bután se mide la Felicidad Interior de los habitantes


Cuando Bután empezó a abrirse al resto del mundo, se pudo ver lo pintoresco y fascinante de su cultura antigua y moderna. Fue a mediados del siglo pasado, y sobre todo a finales, cuando el reino de Bután comenzó a perder el hermetismo que lo caracterizaba. Hoy día su nombre significa ‘La tierra del dragón de truenos’, aunque a lo largo de la historia ha dispuesto de multitud de significados y apelativos, la mayoría alusivos a este animal mitológico. El monarca, de hecho, ostenta el título de ‘Rey del Dragón’.

En los años 60, para sorpresa de los más ancianos, llegaron a Bután el teléfono y la divisa propia, el Ngultrum, pues hasta entonces no disponían de una moneda de curso legal. En 1999 por otra parte, desembarcaron la televisión e Internet, bajo el yugo de la censura, eso sí, pues ciertos canales o contenidos estaban y siguen estando vetados a los butaneses. La democracia se estrenó hace apenas dos años, pero la mayoría demostró tener una gran conciencia al respecto; al parecer hubo una anciana que caminó 600 kilómetros sólo para poder ejercer su derecho al voto, debido a que los viajes en coche la mareaban demasiado. No es de extrañar, pues Bután es un país abrupto y montañoso, donde el tramo recto más largo de carretera ocupa apenas medio kilómetro y no existen semáforos ni en la capital, Timbhu. Siquiera los ríos son navegables en este pequeño país centroasiático.
Para encontrar el equilibrio entre esta apertura al exterior y la conservación de las tradiciones del pueblo, se creó el concepto de Felicidad Interior Bruta, el sustituto butanés al Producto Interior Bruto por el que se rigen las demás economías del mundo. Esta FIB, que se creó acorde a la filosofía budista, persigue intensificar el bienestar humano a partir de la garantía de ciertos derechos y parámetros sociales y no promover tanto la persecución de bienes materiales. No obstante, el concepto se vio emborronado cuando algunos estudios expresaron que el 68% de los butaneses no se consideraba feliz de acuerdo a dichos valores, aunque hay otros que sitúan a Bután como el octavo país más feliz del mundo, por delante de Estados Unidos
Efectivamente, Bután se esfuerza por conservar ciertas tradiciones y leyes que lo diferencian del resto de pueblos del planeta. La butanesa es todavía una sociedad matriarcal, en la que algunas mujeres practican incluso la poligamia, y está prohibido, por ejemplo, usar bolsas de plástico o enjaular animales –un zoológico es algo impensable en Bután-. Se convirtió en el segundo país libre de humo, sólo por detrás de Niue, cuando prohibió la venta y el consumo de tabaco. A los turistas, cuyo número está muy restringido y son obligados a venir en viajes organizados, sí se les permite fumar en Bután, pero si se les descubre vendiendo cigarrillos a los nativos pueden ser detenidos por contrabando

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA HOMOSEXUALIDAD EN EL ANTIGUO PERU

Durante el descubrimiento de América, los colonizadores encontraron en estas tierras una gran diversidad de prácticas sexuales, desarrollándose todas en un ambiente de respeto y dignidad, pues los modelos de tradición histórica existentes en estas sociedades, no condenaban al individuo que nacía en su seno a un tipo de conducta única. Las crónicas escritas entre los siglos XV, XVI y XVII, dan fe de la presencia en suelo americano de todas las variantes de la homosexualidad, sin que estas fueran vistas con algún desprecio o repulsión.



En Centroamérica y las islas del Caribe, los homosexuales eran considerados como mágicos, dotados de poderes sobrenaturales y su cercanía era augurio de buena suerte, el cronista Gonzalo Fernández de Oviedo nos cuenta, que fue testigo de como en busca de protección y ayuda divina los pobladores ;traían por joyel un hombre sobre otro en aquel acto de Sodoma, hecho de oro de relieve



Durante la acción evangelizadora de fray Bartolomé de las Casas en México, es…

HISTORIA DE LA SARNA

La historia del descubrimiento de la etiología de la escabiosis es fascinante y, a la vez, motivo de controversia.

Actualmente no tenemos duda de que la sarna es una dermatosis contagiosa, producida por un ácaro blanquecino, semiesférico, poseedor de 4 pares de patas, cuya morfología es muy parecida a la de otras variedades productoras de las sarnas animales: Sarcoptes scabiei var hominis. La sarna humana se diagnostica por un síntoma (el prurito) y por una lesión (el túnel o galería) que son característicos. Sarcoptes scabiei hominis (del griego sárx, carne, y kopto, yo corto) es el diminuto y voraz animalejo que se dedica a excavar galerías en la piel del ser humano afectado.

Hay que dejar claro que Sarcoptes scabiei no es un insecto. Los insectos tienen 6 patas, antenas y un cuerpo dividido en 3 partes, y la implantación de miembros es torácica, mientras el ácaro de la sarna tiene una cabeza, un cuerpo con forma de tortuga y apéndices que le son útiles para sobrevivir.

Aunque se cu…

LIPOVETSKY: UNA TEORÍA HUMORÍSTICA DE LA SOCIEDAD POSTMODERNA

Sintesis del artìculo pùblicado en Tebeosfera por Alejandro Romero.
http://www.tebeosfera.com//Documento/Articulo/Humor/Lipovetsky/sociedad_postmoderna.htm

«... no sólo nadie se reiría viendo quemar gatos como era normal en el siglo XVI por las fiestas de San Juan, sino que ni siquiera los niños encuentran divertido martirizar a los animales, como hacían en todas las civilizaciones anteriores.»
LIPOVETSKY
La era del vacío
La sociedad humorística
Desde el principio, Lipovetsky afirma, con ese entusiasmo monocromo que embarga a todos los que alguna vez han creído encontrar una clave esencial para comprender el mundo, que la sociedad contemporánea puede ser definida como fundamentalmente humorística, que el humor es un componente de máxima importancia en dicha sociedad:

«... el fenómeno no puede circunscribirse ya a la producción expresa de los signos humorísticos, aunque sea al nivel de una producción de masa; el fenómeno designa simultáneamente el devenir ineluctable de todos nuestros sign…