domingo, 12 de mayo de 2013

MEMORIA DE UN AMANTE SARNOSO

Este es un libro para no tomárselo en serio. Pero, entendámonos bien. No me refiero a la calidad, que es de primerísima. Sólo que, desde la primera página, ya tenemos motivos para empezar a reír: “Escribí este libro durante las largas horas de espera en que mi mujer se vestía para salir. Y si nunca se hubiera vestido, nunca lo habría escrito.”
Algunos pensarán que tan solo el título, ya es de risa. Y no podría ser de otra manera, tratándose de un artista neoyorquino, de origen judeo-alemán; que integra una familia de cómicos geniales, junto a sus hermanos Chico, Harpo, Gummo y Zeppo, luminarias del cine más gracioso que se haya filmado.

Y no obstante lo chistoso del título, Groucho empieza haciendo una advertencia, pues cree que la gente despistada puede acercarse a su libro, creyendo que es de contenido erótico. “Cualquiera que compre este libro por el título, perderá a lo tonto su dinero. Ya me gustaría escribir algo verdaderamente erótico que fuese objeto de prohibiciones, pues parece ser que nada excita más la voracidad hacia la literatura, que saber que a un autor lo han metido en prisión por perturbar la libido de millones de personas.”



Dividido en cinco partes, con un epílogo que entristece (porque nos indica que el libro se acabó! Y textos como este, deberían ser infinitos), el genial artista nos narra sus aventuras, a través de las cuales nos transparenta su hilarante visión del amor, como gran diversión; su historia antinatural, las cosas que les sucedieron a otros “tipejos”, hasta llegar a la “filosofía marxista, según Groucho”. Llegado a los puntos anteriores, usted, sonreído lector, ya sabrá qué hacer con un libro tan fuera de lo común como este: si se lo devora de una sentada (o acostada) o lo va dosificando, para que el placer dure más (mi opción, pues me dolía que concluyera tan pronto; aunque siempre hay la alternativa de volver a empezar y reírse otra vez, mi segunda opción)

Groucho se declara un obseso sexual, por tanto, todo lo que narra, en una medida u otra, tiene relación con sexo y mujeres, con un ojo muy agudo para dar observaciones certeras de la condición humana, sin caer en lo grotesco, y con un ritmo del humor más sostenido y chispeante. Sus capítulos van de una narración de vivencia personal, hacia lo que le sucede a otros, todo bajo la lupa sarcástica y un poco pueril también, de un artista genuino, como muy pocos (de paso, no se pierdan sus películas, no sé qué van a hacer con tanta risa).
En el día del libro, quiero confesar: este es uno de mis libros de cabecera. Cuando no puedo dormir, lo leo un rato, me río tanto, que me relajo lo suficiente como para atraer a Morfeo, que enseguida acude y me abraza complacido. He comprobado que duermo mejor, gracias a la lectura de las mil y un vicisitudes que narra Groucho, a quien ya considero un amigo selecto, del que no puedo ni quiero prescindir. Benditos el libro y su autor, los que espero que ustedes también gocen, por su buena salud emocional, y de toda especie.
"Memorias de un amante sarnoso". Groucho Marx. Tusquets Editores. Colección Andanzas. Sexta edición, junio 2009. 216 páginas.

No hay comentarios: