jueves, 8 de julio de 2010

LA MUERTE Y SUS VENTAJAS



Lo que aterra no es la muerte,
sino la posibilidad de que ni siquiera ésta sea definitiva

Susan Hertz



En este momento una persona está muriendo, en este mismo instante otra persona está llorando la muerte de un ser querido, pero, también, en este momento cada uno de los millones de seres humanos que vivimos en este planeta estamos muriendo.

Precisamente de esto habla el libro, La muerte y sus ventajas. Diariamente dentro de cada uno de nosotros mueren muchas células. ¿Cómo? Empecemos por el principio, valga la redundancia, por los organismos unicelulares como las bacterias, amebas, etc. Estos organismos nunca mueren por una causa biológica propia de ellos, simplemente, al cumplir su ciclo de vida, realizan un proceso llamado meiosis, en el cual la célula madre se separa en dos células hijas con idénticas cargas genéticas; como diría Jacques Monod: “El sueño de toda célula es ser dos células” . En los organismos multicelulares no siempre ocurre esto, en este caso sí hablamos de muerte.

Cada célula está compuesta por organelos, entre éstos se encuentra uno muy importante, el núcleo, en el cual se encuentran los cromosomas; en ellos se encuentra el famoso DNA que guarda los genes que hace únicos a la célula y al organismo. Entre estos genes hay un “gen de la muerte”, este gen se encarga de “suicidar” la célula cuando algo falla y puede ser perjudicial para el organismo; este proceso de “suicidio” se denomina apoptosis. Lógicamente estas células que mueren son reemplazadas por otras.

Contrario a lo que muchas personas pensarían al leer el párrafo anterior, los organismos no mueren por apoptosis. Sería muy difícil (casi imposible) que todos los genes de la muerte, de todas las células de un órgano vital, entraran en apoptosis.

Muchas personas piensan que los organismos tienden a morir por viejos, pero están erradas, porque todos los organismos mueren por una causa patógena, como dicen los autores: “Hay tantas enfermedades como cosas que se pueden descomponer” . Podríamos decir que la muerte es una estrategia utilizada por la naturaleza para que las especies puedan evolucionar.

Cada nueva generación ha sufrido cambios y es más evolucionada que la anterior. Este plan de la naturaleza para la conservación y evolución de las especies, ha sido “destruido” por el ser humano, ya que éste interrumpe los procesos y aumenta la mortalidad de las especies.

Entonces, si la muerte es algo tan normal ¿Por qué el ser humano la toma como algo totalmente malo? En esta visión influyen muchos aspectos, como lo son: La cultura, la sociedad, la religión, entre otros.

Durante la historia, la muerte ha sido mitificada, básicamente por las religiones, las cuales han sembrado en la mente de sus seguidores que hay vida después de la muerte, como si la muerte fuera ajena a la vida.

Durante la historia no nos hemos muerto por las mismas causas, ni a la misma edad. Conforme los tiempos cambian, las enfermedades también, por ejemplo: hace 100 años eran muy pocas las personas que morían por portar el VIH, ahora es común encontrar casos de muerte gracias a este virus. Del mismo modo, hace 500 años las personas morían más jóvenes que ahora, éste es un excelente ejemplo de evolución. Cada generación es inmune a más enfermedades que la anterior, en esto influye mucho el avance de la ciencia y la tecnología.

El ser humano percibe el tiempo de distintas formas. Cuando es niño el tiempo pasa muy rápido, en la etapa de la adolescencia y hasta la adultez el tiempo pasa como debe pasar, pero cuando llega a la vejez el tiempo se percibe de una forma muy lenta, esto, en parte, se debe a que la sociedad ve a los ancianos como personas inservibles, que no aportan nada; entonces los ancianos se sientan durante todo el día a ver por la ventana. Cada día los ancianos se vuelven más vitales, en este momento hay muchos que a los 80 años todavía caminan y están en continua actividad. Cada día ser “viejo” es mejor.

Psicológicamente estamos muy ligados a la muerte, es decir, la idea de la muerte siempre ronda en nuestra cabeza. Uno de los grandes problemas (a nivel psicológico) que trae la muerte es que los familiares del que muere no aceptan, a veces por ignorancia, que la finalización de la vida es la muerte, que todos vamos a terminar igual y que si el ser querido murió fue porque a su organismo le convenía. Detrás de un fenómeno tan común, pero a la vez tan poco aceptado, se esconde una infinidad de ventajas.

Después de todo este buen cuento nos dispondríamos a definir ¿Qué es la muerte? Pero, como dicen los autores, es mejor desentenderse de definir la muerte. Ni siquiera la biología ha podido llegar a estudiar a fondo el fenómeno más tajante de la vida... La muerte.

El libro La muerte y sus ventajas es como un cuento que basándose en algo tan común como lo es la muerte, lleva al lector por un mundo desconocido para él. Al leer este libro se puede entender por qué existe la muerte, se puede entender que la muerte no es mala, se puede entender, también, que morir no es perder sino ganar. No es un libro aburrido, todo lo contrario, provoca no soltarlo nunca, provoca quedarse todo el día en la casa debajo de las cobijas, leyéndolo; al final el libro cumple su cometido: señalar cuáles son las ventajas de morirse. Puede que morir tenga muchas ventajas, pero morir obligado por un paramilitar, un guerrillero o un militar, lo único que produce es la destrucción de una especie animal que es sensible, pero a la vez la más temible de todas.

No hay comentarios: