Ir al contenido principal

LOCURA Y CULTURA.



Escritos sobre locura y cultura, por Daniel Gil


Gil, Daniel Escritos sobre locura y cultura. Editorial Trilce, Montevideo, 2007.

Aprovechando este espacio que me brindan los medios de comunicación electrónicos, he decidido comenzar a reseñar aquellos libros que pasan por mis manos y me resultan interesantes. En este caso se trata de Daniel Gil, psicoanalista y médico uruguayo, con su última publicación "Escritos sobre locura y cultura". El libro consiste en un conjunto de ensayos escritos y publicados en diferentes oportunidades, y recopilados bajo este título. En éstos Daniel Gil incursiona en problemas que involucran al psicoanálisis en su dimensión transdisciplinaria, y por lo tanto antropológica, social, histórica, filosófica.



"San Pablo: la carne y el espíritu" es según mi opinión uno de los ensayos más interesantes. El autor realiza un análisis genealógico de la conciencia moral en occidente, comenzando por la Grecia arcaica de los mitos homéricos -donde el ser humano era concebido como una pluralidad de fuerzas y energías divinas-, y la Grecia clásica -donde a través de Sócrates y Platón comienzan las visiones dualistas entre alma y cuerpo-. Luego prosigue con el pensamiento hebreo antiguo, donde la oposición entre carne y cuerpo todavía no es tan antagónica como en el cristianismo. El pueblo elegido se relaciona con la divinidad a través de la Ley de un Dios que se oferce protector, pero también celoso y castigador. Yahvé exige una fe ciega, sea en las peores penurias (caso de Job), o en los peores sacrificios (caso de Moisés). Con la llegada del cristianismo y la interpretación de San Pablo, se produce un giro importante en las relaciones entre Dios y su pueblo. Por un lado la universalización del vínculo (igualdad de compromiso para el hombre y la mujeres, los circundados y los incircuncisos, el esclavo y el hombre libre), así como la oposición entre el amor hacía Dios (caritas, o amor espiritual) y el amor hacia la carne (eros y el pecado; estableciendose de esta manera la igualación: pecado original= pecado de la carne). Es trata de un Dios superyoico despótico, celoso y culpabilizante: "...es esta nueva conceptualización del amor, de la sexualidad, de la ley, de la moral, que se estructura en Occidente, más a partir de San Pablo que de Jesús, la que se organiza como un mecanismo de poder, que va más allá de un mero funcionamiento jurídico, constituyéndose como instancia vigilante, severa, autoritaria y despótica: el superyó, bajo la imagen del Padre imaginario; separado de la función simbólica, que el cristianismo designo como Nombre del Padre" (pag. 68)


"Sobre los locos de Dios. ¿Los santos locos por amor a Cristo eran psicóticos?" prosigue el análisis de la religión cristiana, esta vez en relación a aquellos ermitaños y anacoretas que se aislaban en total austeridad para vencer el deseo de la carne, a traves de autoflagelaciones, hambre, celibato, etc. Surgen a partir del Siglo III D.C., y es a través de ellos que comienzan a formarse los Cenobios (koinos= común; bios= vida) o comunidades de monjes cristianos dedicados enteramente a Dios. Entre ellos vemos historias como la de Santa Tais, prostituta que es recluída en una celda y decide convivir con sus excrementos hasta morir, o San Simeón, quien se tomó muy literalmente lo de "Dios que estás en los cielos" y se hacía construir columnas cada vez más altas para llegar a él.

"Descartes en el siglo XXI o ¿De qué sujeto hablamos cuando hablamos del sujeto?" Realiza un recorrido por la noción de subjetividad y subjetivación, principalmente a través de Foucault y Lacan. Analiza los distintos modelos de sujeto en relación a la verdad, empezando por el platónico, el helenístico y el cristiano, para seguir con Descartes y la modernidad, y terminar con la noción lacaniana de sujeto y el modelo posmoderno.


En "La muerte del padre: hito y mito. De Freud a Lacan", el autor realiza un breve recorrido por el problema de las figuras del padre en la obra freudiana y lacaniana, y su relación con la cultura, el Complejo de Edipo, la formación del Superyó, la ley, el deseo y el goce, entre otros. En "Muerte y Emasculación. Una alternativa schreberiana" Daniel Gil analiza el caso Schreber, proponiendo a la solución freudiana homosexualidad-paranoia, la alternativa de vincular el delirio schreberiano a un problema más existencial y cosmológico que sexual."La violencia y el desamparo" analiza el problema de la violencia desde la mitología la filosofía y el psicoanálisis. Este último nos posibilita pensar el desamparo en relación a la agresividad, la constitución de la identidad y la frustración, principalmente a través de autores como Winnicott y Lacan. "Ipse, Idem, Alter, Alio", es una breve critica genealógica al concepto de intolerancia y "Malestar en la cultura. Re-leyendo a Freud" analiza brevemente la noción de cultura e individuo en Freud.


En síntesis se trata de un libro muy interesante, que abarca diversos temas, tanto actuales como históricos, brindando una perspectiva psicoanalítica de corte lacaniano que demuestra a su vez ser muy versada en otros terrenos, principalmente el filosófico. Aborda problemas que van desde la moral cristiana, la locura, la noción de sujeto, el desamparo en los niños de la calle, el problema de la violencia, la marginalidad, así como temas clásicos del psicoanálisis.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA HOMOSEXUALIDAD EN EL ANTIGUO PERU

Durante el descubrimiento de América, los colonizadores encontraron en estas tierras una gran diversidad de prácticas sexuales, desarrollándose todas en un ambiente de respeto y dignidad, pues los modelos de tradición histórica existentes en estas sociedades, no condenaban al individuo que nacía en su seno a un tipo de conducta única. Las crónicas escritas entre los siglos XV, XVI y XVII, dan fe de la presencia en suelo americano de todas las variantes de la homosexualidad, sin que estas fueran vistas con algún desprecio o repulsión.



En Centroamérica y las islas del Caribe, los homosexuales eran considerados como mágicos, dotados de poderes sobrenaturales y su cercanía era augurio de buena suerte, el cronista Gonzalo Fernández de Oviedo nos cuenta, que fue testigo de como en busca de protección y ayuda divina los pobladores ;traían por joyel un hombre sobre otro en aquel acto de Sodoma, hecho de oro de relieve



Durante la acción evangelizadora de fray Bartolomé de las Casas en México, es…

EL NEOPAGANISMO

El neopaganismo es el conjunto de movimientos espirituales modernos inspirados en formas de religiosidad anteriores al cristianismo en occidente. Este movimiento puede dividirse en dos grandes ámbitos: por una parte, la Wicca y tradiciones derivadas, y por otra, diversos tipos de Reconstruccionismo Neopagano. Debido a las alegaciones de sus fundadores, muchos creen que este tipo de religión tiene sus bases en los primeros dioses de los primeros seres humanos, por lo que muchos la consideran la primera o antigua religión.
El neopaganismo también está relacionado con los nuevos descubrimientos de las teorías sistémicas, y la ecología, volviendo a valorar la relación con la naturaleza.

Wicca
La Wicca fue dada a conocer por el autor y ocultista inglés Gerald Gardner durante la década de los 50 del siglo XX. En sus libros, Gardner aseguraba haber sido iniciado en un conventículo secreto por brujas británicas, que mantenían el culto heredado de la antigua religión tras siglos de persecución po…

HISTORIA DE LA SARNA

La historia del descubrimiento de la etiología de la escabiosis es fascinante y, a la vez, motivo de controversia.

Actualmente no tenemos duda de que la sarna es una dermatosis contagiosa, producida por un ácaro blanquecino, semiesférico, poseedor de 4 pares de patas, cuya morfología es muy parecida a la de otras variedades productoras de las sarnas animales: Sarcoptes scabiei var hominis. La sarna humana se diagnostica por un síntoma (el prurito) y por una lesión (el túnel o galería) que son característicos. Sarcoptes scabiei hominis (del griego sárx, carne, y kopto, yo corto) es el diminuto y voraz animalejo que se dedica a excavar galerías en la piel del ser humano afectado.

Hay que dejar claro que Sarcoptes scabiei no es un insecto. Los insectos tienen 6 patas, antenas y un cuerpo dividido en 3 partes, y la implantación de miembros es torácica, mientras el ácaro de la sarna tiene una cabeza, un cuerpo con forma de tortuga y apéndices que le son útiles para sobrevivir.

Aunque se cu…