jueves, 31 de marzo de 2011

LA HOMOSEXUALIDAD Y LA XENOFOBIA DE GAHANDI


Los aspectos desconocidos del líder pacifista al desnudo. Según una biografía publicada en Estados unidos, Mahatma Gandhi, el líder independentista hindú que fue y es símbolo de la lucha por la paz mundial, tenía un costado xenófobo.


El libro, titulado "Great Soul: Mahatma Gandhi and his struggle with India" (Un gran alma: Mahatma Gandhi y su lucha con India), fue escrito por Joseph Lelyveld, antiguo editor ejecutivo del New York Times. De acuerdo con algunos extractos de la biografía aparecidos en el diario Wall Street Journal, Gandhi era homosexual y estaba profundamente enamorado de un fisioterapeuta alemán llamado Hermann Kallenbach, por el que dejó a su esposa en 1908. Según los mismos extractos, en cartas recuperadas ahora por Lelyveld, Gandhi escribe a Kallenbach "cómo has tomado completamente posesión de mi cuerpo. Esto es una verdadera esclavitud". Asimismo, le explica que su retrato "es el único que tiene en la repisa de la chimenea" de su "dormitorio". La pareja, sin embargo, se vio obligada a separarse en 1914 cuando Gandhi regresó a la India al estallar la primera Guerra Mundial, adonde no pudo viajar Kallenbach por ser alemán. En otra carta de 1933, el líder de la independencia de la India del Imperio Británico en 1947, reiteraba su recuerdo de Kallenbach al señalar: "Siempre estás en mi mente". No obstante, el libro de Lelyveld, quien ganó el prestigioso premio Pulitzer de Periodismo en 1986, también siembra dudas sobre el humanismo de Gandhi al subrayar supuestos comentarios xenófobos o racistas durante sus años en Sudáfrica a comienzos del siglo XX. "Podíamos entender no estar clasificados con los blancos, pero situarnos al mismo nivel que los nativos sudafricanos era permitir demasiado. Kaffirs (como llama a los nativos de color de Sudáfrica) son por norma incivilizados. Son problemáticos, muy sucios y viven como animales", reseña Lelyveld en su biografía. Además, Gandhi era consciente de la importancia de sus declaraciones y exigía que los periodistas "no utilizaran las palabras que habían salido de su boca, si no una versión autorizada por él mismo tras la profunda y frecuente revisión de las transcripciones". La obra de Lelyveld es fruto de su labor a ambos lados del océano Índico, ya que trabajó como periodista en India durante la década de los sesenta y, posteriormente, cubrió Sudáfrica para el New York Times en los años ochenta. La biografía que, según The Wall Street Journal, no deja de mostrar una profunda admiración por Gandhi, es equilibrada y busca aportar una visión más humana del personaje, aunque es más que probable que genere resquemores entre sus seguidores.

No hay comentarios: