domingo, 6 de marzo de 2011

NIÑOS QUE GOBERNARON EN EL MUNDO.


A través de la historia, el destino y la corona de un país a menudo quedó remitido a las tiernas manos de un niño o adolescente. Recordemos a los monarcas que se vieron coronados cuando en realidad debieron haber estado jugando, lactando o soñando.

Uno de los casos más espeluznantes de bebés monarcas fue el del rey sasánida Shapur II. Resulta que su papi le había caído gordísimo a los nobles persas y lo depusieron antes de que hiciera más reformas que beneficiaran al vulgo. Dado que la reina estaba pipona, los nobles forzaron a la mujer a ponerse una corona encima del vello puvico , y por ende, cuando Shapur debutó en este valle de lágrimas, inmediatamente le calzaron la corona en su desnuda mollera, siendo investido como rey desde que pegó su primer grito.

Otro que ya era rey desde la barriga de su madre fue el soberano español Alfonso XIII. Su padre, el galante Alfonso XII, había muerto antes de que su varoncito naciera, y a María Cristina su madre le tocó pujar sola a la hora de sacarlo al mundo. A pesar de que María Cristina fue regente para mientras Alfonsito emplumaba, nunca se le llamó infante, solamente el rey...lástima porque luego Primo de Rivera habría de decirle chao a su corona cuando el general Primo de Rivera hizo la dictadura en 1923 y 9 años luego se proclamaría la Segunda República Española. En Egipto, el poder en manos de adolescentes o niños era cosa común.

El rey Tutankhamon era apenas un mozalbete cuando le tocó bailar con la loca (perdón, sentarse al trono) y ambos hermanos-maridos de Cleopatra VII Filopator eran chiquilines cuando subieron al trono como Tolomeo XIII y Tolomeo XIV respectivamente. En los tiempos del esplendor romano, varios emperadores se coronaron muy jóvenes, y Heliogábalo no tenía ni 18 años cuando se quedó a cargo del imperio, solo para morir poco después ahogado por soldados en una letrina pestilente.Vercingétorix, guapo y aguerrido caudillo rubio que se enfrentó a las legiones de Julio César en la Galia, había tomado las riendas del reino avernio a los 16 años.

Toda una sucesión de reyes y reinas de Escocia se vieron convertidos en soberanos antes de apearse los pañales. La Doncella de Noruega era apenas una bebé cuando heredó el trono de Escocia, y para colmo tuvo la sal de morirse cuando iba camino a tomar el poder, originando que se diera fabulosa rebatiña entre varios candidatos a la corona escocesa y el rey inglés Eduardo I Pataslargas entrara en reyerta con William Wallace. Jacobo IV, nacido en 1437,sería rey a los 15 años cuando su papá murió en la batalla de Flodden. Su hijo Jacobo V sería apenas un bebé al quedar de rey, y la historia se repetiría con María Estuardo su hija, quien quedó convertida en reina de Escocia a los 6 días de nacida.

El haber quedado como monarcas a edades tan tiernas afectaría la personalidad de los zares rusos Iván el Terrible y Pedro I el Grande. Crecieron en medio de tramas, asesinatos e intrigas, siendo peor para Iván El Grozny pues también perdió a su madre-quien de todas maneras pasaba más tiempo con sus amantes que con él-y se vio sujeto a incontables humillaciones.

En Oriente, muchos reyes niños han engalanado la historia. Akbar quedó de emperador mugalo cuando su salado e inútil padre Humayún murió al caerse de una escalera, y a esas alturas del campeonato el genial Akbar solo era un adolescente de 14 años. En el siglo XIX, Chulalongkorn tenía solo 15 años cuando su legendario y adorado padre Mongkut falleció de malaria, sin embargo desde chiquito su sensatez y sabiduría le llevaron a ser el rey más amado de Tailandia. Sin embargo, cuando el chinito emperador Tung Chi perdió a su padre, su madre la ex concubina Yehonala (renombrada como Tzu Hsi) no le soltó las riendas para reinar ni cuando ya fue adulto.

Leonor de Arborea supo ser una buena regente mientras su hijo Federico crecía, y siempre le respetó aún cuando era rey-niño. Enrique IV de Alemania-quien protagonizaría un maxi pleito con el papa Gregorio VII y se vería excomulgado dos veces- se vio coronado en 1053 a los tres años, y Alfonso I Henríquez de Portugal fue rey a los 2 años mientras su mamá Teresa de Castilla le enseñaba a gobernar. Cristina de Suecia perdió a su padre a muy corta edad y desde niña fue llamada reina, aunque luego se vería forzada a abdicar por preferir la religión católica.

Algunas mujeres no solo se vieron coronadas reinas en la infancia, sino que les tocó ser esposas en la infancia. Isabel de Valois, hija del rey francés, fue matrimoniada con el moclinazo de Ricardo II a los siete años, quien ya era rey de Inglaterra y ya había enviudado una vez. Enrique VI de Inglaterra, hijo de Enrique V y la francesa Catalina de Valois, fue rey niño no solo de Inglaterra, sino también, dado el conflicto de la Guerra de los Cien Años, de Francia. Eduardo V, nacido en 1470 y asesinado en 1483, llegó al trono siendo un preadolescente solo para morir asesinado en la Torre de Londres por órdenes de Ricardo III, el hombre que usurpó su brevísimo trono. Eduardo VI, único hijo varón del gordinflón Enrique VIII, quedó de rey a los 10 años de edad cuando su ballenesco padre pasó a mejor vida.

Jadwiga, la dulce reina de Polonia, era una preadolescente cuando fue coronada, y Eduardo III de Inglaterra sería investido como rey a los 15 años de edad. Enrique III, bisabuelo de Eduardo III, había sido investido como rey-niño usando un collar de su mamá Isabella de Angulema como corona cuando su antecesor Juan Sin Tierra murió.

En Francia, varios reyes llegaron al trono siendo menores de edad. Felipe II Augusto se coronó a los 14 años, siendo hijo del santurrón Luis VII. Luis IX, luego canonizado por haberse muerto de currutaca en Túnez al final de una fracasada cruzada, asumió la corona a los 12 años, siendo regente su dominante y castrante mamacita Blanca de Navarra. Carlos IX de Francia sucedió a los 10 años a su hermano Francisco II, quien había asumido el trono siendo adolescente.




Ambos eran hijos de Catalina de Médicis y el pavoso rey Enrique II. Más adelante Luis XIII asumiría la corona de Francia en 1610 cuando su papi Enrique IV fue asesinado por Ravaillac, y asumiendo plena responsabilidad en 1614 se deshizo de su atorrante madre María de Médicis para poder mediogobernar. Su hijo Luis XIV el rey Sol quedaría a cargo del país a los 5 años, al morir Luis XIII. Luis XV, bisnieto de Luis XIV, tendría apenas 5 años también cuando el fabuloso Rey Sol estiró la pata en 1715. Luis XV contaría con su propio tío abuelo-el fabuloso Felipe II de Orléans_y luego con el cardenal Fleury como regentes mientras se hacía mayor.

En España, Carlos II de Habsburgo, último rey de su dinastía y tan deforme que no lograba engullir comida sólida, sería un patético rey niño en garras de su estrujante madre Mariana de Austria. Cuando quiso rebelarse contra ella y contar con la ayuda de su experimentado hermano mayor bastardo Juan, la susodicha le propinó una de las palizas más humillantes de la historia.


Autor: Galland



http://www.mundohistoria.org/blog/articulos_web/ninos-que-reinaron

No hay comentarios: