Ir al contenido principal

EL COLESTEROL DE LA MONA LISA

Un médico italiano ha «diagnosticado» a los protagonistas de algunas de las obras más famosas de los maestros de la pintura, desde Boticelli a Velázquez. Así, la expresión de la Gioconda se debería... a un exceso de grasas.


6 Enero 10 - Roma - R. C.

A lo largo de los siglos, cualificados expertos de todas las ramas han aventurado sus hipótesis sobre los escasos centrímetros cuadrados de lienzo que más libros han llenado: una amante cómplice, una modelo encinta, un secreto compartido, una tristeza oculta tras una aparente tranquilidad... Parece, si hacemos caso a las conclusiones de Tito Franco, que el misterio de la expresión de la «Mona Lisa» escondía una solución bastante más mundana: exceso de colesterol.
Así, al menos, lo cree este médico italiano, tal y como recoge el diario inglés «The Times». Franco asegura haber descubierto signos de distintas patologías en cuadros como «Las Meninas», de Velázquez, y la propia «Gioconda», de Leonardo da Vinci. ¿En qué se basa? En el caso de la enigmática joven renacentista, habría síntomas de xantelasma alrededor de su ojo izquierdo.

Los cálculos de Miguel Ángel
La xantelasma consiste en pequeños tumores benignos o levantamientos grasos situados alrededor de los párpados. Además, en sus manos, cruzadas con delicadeza sobre su cintura, vislumbra lipomas subcutáneos, otro tipo de tumores benignos. En ambos casos, la causa está relacionada con el exceso de colesterol.
Franco, profesor de Anatomía Patológica de la Universidad de Palermo, presentó sus conclusiones en un congreso médico en Florencia. El propio investigador explicó al rotativo inglés que comenzó a investigar obras maestras de la pintura hace dos años. A través de los lienzos, Franco ha ido descubriendo signos de diversas afecciones, que van desde malformaciones óseas hasta cálculos renales. «Miro el arte con un ojo distinto al de un experto en pintura, como un matemático escucha la música de modo diferente a como lo hace un crítico musical», explica Franco, que ha analizado un centenar de obras, desde esculturas egipcias a ciertas producciones contemporáneas. En «Las Meninas», Franco dice haber descubierto que el personaje principal, la infanta Margarita, parece víctima del llamado síndrome de Albright, enfermedad genética que «incluye pubertad precoz, corta estatura, enfermedades óseas y problemas hormonales».
«La Escuela de Atenas», una obra de Rafael fechada entre 1510 y 1511, reúne a los principales pensadores y filósofos de la antigüedad. El fresco de los Museos Vaticanos retrata así a Platón y Aristóteles y, supuestamente, otros de los «invitados» son Pitágoras, Empédocles, Sócrates... Una de las figuras se cree que representa a Heráclito, aunque dibujado a imagen y semejanza de Miguel Ángel, que aparece sentado en unas escaleras con las rodillas muy hinchadas y con apariencia nudosa. Unos síntomas que son, según el médico italiano, «claramente consecuencia de un exceso de ácido úrico típico de quienes padecen de cálculos renales». Algo que concuerda con las confesiones del autor de la Capilla Sixtina, que en su correspondencia lamentaba sufrir de los riñones y de la vejiga, y que podría también haber padecido gota.
Otra de las obras que ha investigado Franco es el «Cupido Durmiente», de Caravaggio, que se conserva en el palacio Pitti, de Florencia. Franco asegura identificar signos de «artritis reumatoide infantil, o tal vez raquitismo».
No se ha salvado del ojo clínico del doctor italiano la «Madonna del Parto», de Piero della Francesca: la protagonista del fresco, realizado hacia 1445 y conservado parcialmente en la localidad de Monterchi, muestra síntomas de bocio, una hinchazón de la glándula tiroidea «típica de personas que bebían aguas de pozo en algunas zonas» durante la Edad Media y que sufrían carencia de yodo, según el estudioso.
Más rebuscado parece el diagnóstico del modelo de Boticelli en «Retrato de un hombre joven», que exhibe la National Gallery de Washington. Para Franco, sus largos y finos dedos y su extremada delicadeza, casi femenina, indican que el noble sufría de aracnodactilia, o «dedos de araña», una afección que podría estar causada por enfermedades como el Síndrome de Marfan. La misma dolencia aparecería en el largo cuello de la «Madonna» de Parmigianino alojada en la Galería de los Uffizi.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA HOMOSEXUALIDAD EN EL ANTIGUO PERU

Durante el descubrimiento de América, los colonizadores encontraron en estas tierras una gran diversidad de prácticas sexuales, desarrollándose todas en un ambiente de respeto y dignidad, pues los modelos de tradición histórica existentes en estas sociedades, no condenaban al individuo que nacía en su seno a un tipo de conducta única. Las crónicas escritas entre los siglos XV, XVI y XVII, dan fe de la presencia en suelo americano de todas las variantes de la homosexualidad, sin que estas fueran vistas con algún desprecio o repulsión.



En Centroamérica y las islas del Caribe, los homosexuales eran considerados como mágicos, dotados de poderes sobrenaturales y su cercanía era augurio de buena suerte, el cronista Gonzalo Fernández de Oviedo nos cuenta, que fue testigo de como en busca de protección y ayuda divina los pobladores ;traían por joyel un hombre sobre otro en aquel acto de Sodoma, hecho de oro de relieve



Durante la acción evangelizadora de fray Bartolomé de las Casas en México, es…

HISTORIA DE LA SARNA

La historia del descubrimiento de la etiología de la escabiosis es fascinante y, a la vez, motivo de controversia.

Actualmente no tenemos duda de que la sarna es una dermatosis contagiosa, producida por un ácaro blanquecino, semiesférico, poseedor de 4 pares de patas, cuya morfología es muy parecida a la de otras variedades productoras de las sarnas animales: Sarcoptes scabiei var hominis. La sarna humana se diagnostica por un síntoma (el prurito) y por una lesión (el túnel o galería) que son característicos. Sarcoptes scabiei hominis (del griego sárx, carne, y kopto, yo corto) es el diminuto y voraz animalejo que se dedica a excavar galerías en la piel del ser humano afectado.

Hay que dejar claro que Sarcoptes scabiei no es un insecto. Los insectos tienen 6 patas, antenas y un cuerpo dividido en 3 partes, y la implantación de miembros es torácica, mientras el ácaro de la sarna tiene una cabeza, un cuerpo con forma de tortuga y apéndices que le son útiles para sobrevivir.

Aunque se cu…

LIPOVETSKY: UNA TEORÍA HUMORÍSTICA DE LA SOCIEDAD POSTMODERNA

Sintesis del artìculo pùblicado en Tebeosfera por Alejandro Romero.
http://www.tebeosfera.com//Documento/Articulo/Humor/Lipovetsky/sociedad_postmoderna.htm

«... no sólo nadie se reiría viendo quemar gatos como era normal en el siglo XVI por las fiestas de San Juan, sino que ni siquiera los niños encuentran divertido martirizar a los animales, como hacían en todas las civilizaciones anteriores.»
LIPOVETSKY
La era del vacío
La sociedad humorística
Desde el principio, Lipovetsky afirma, con ese entusiasmo monocromo que embarga a todos los que alguna vez han creído encontrar una clave esencial para comprender el mundo, que la sociedad contemporánea puede ser definida como fundamentalmente humorística, que el humor es un componente de máxima importancia en dicha sociedad:

«... el fenómeno no puede circunscribirse ya a la producción expresa de los signos humorísticos, aunque sea al nivel de una producción de masa; el fenómeno designa simultáneamente el devenir ineluctable de todos nuestros sign…