Ir al contenido principal

BOTOX PARA EL DOLOR


C. GARRIDO | MADRID Actualizado Viernes , 05-02-10 a las 12 : 04
Cuando oímos la palabra bótox automáticamente se nos viene a la mente la cara de algunas famosas, y cada vez más gente de la calle, que recurre a esta técnica con un fin estético. Borrar el código de barras, la arruguita del entrecejo o las patas de gallo, son algunos de los «milagros» de la toxina botulínica.

Lo que pocos saben es que más de la mitad de las intervenciones con bótox que se realizan en España tienen que ver con fines terapéuticos y no estéticos. Este tratamiento se ha convertido en la técnica no quirúrgica más demandada en nuestro país, según confirman los responsables del simposio internacional «Avances científicos en la aplicación médica de la toxina botulínica» organizado por la Fundación Ramón Areces en Madrid.
La toxina botulínica es en la actualidad «el fármaco con mayor número de aplicaciones médicas y estéticas», asegura el jefe de Dermatología de la Clínica Ruber, el doctor Ricardo Ruiz. «De hecho, más de la mitad de los tratamientos que se realizan en España con toxina botulínica son para indicaciones como la sudoración excesiva, migrañas, parálisis faciales, dolores crónicos, estrabismo, contracciones musculares, etc. », explica el doctor Ruiz.


Uno de los fármacos «más seguros»

La aplicación terapéutica del bótox tiene como mayor exponente las enfermedades neurológicas, aunque otro uso que está cobrando fuerza es en el tratamiento del dolor de diferentes orígenes. En estos casos, el mecanismo por el que la toxina es útil parece la «inhibición selectiva que esta hace de algunos componentes neuroquímicos no colinérgicos envueltos en la respuesta dolorosa», explica la doctora Mercedes Martínez, del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Universitario La Paz.

Donde más se han comprobado las bondades del bótox es en el tratamiento del dolor de origen músculoesquelético, aunque también hay experiencia de uso en cuadros de latigazo cervical, dolor miofascial a nivel cervical, dolor lumbar y síndrome del piramidel. También se utiliza cada vez más en casos de epicondilitis o fascitis plantar. Incluso, señala la doctora Martínez en su ponencia, la toxina parece haber tenido éxito en el tratamiento de la vejiga hiperactiva, reduciendo la frecuencia urinaria, o la sialorrea (exceso de saliva).

La función del bótox es evitar que el nervio dé la orden al músculo de que debe contraerse. Una vez inyectado, la toxina se localiza en las terminaciones nerviosas que reducen la actividad del mismo impidiendo la liberación de acetilcolina, un tipo de neurotransmisor que activa la contracción del músculo.

Además, «es uno de los fármacos más seguros del mercado, y los efectos adversos más graves producidos por una mala administración se reducen a una debilidad muscular temporal», señala el responsable del servicio de Neuropediatría del Hospital La Paz de Madrid, el doctor Ignacio Pascual, que asegura que este fármaco sorprende cada día con sus nuevas aplicaciones. «Incluso se podría decir que sería eficaz para tratar cualquier trastorno producido por contracciones musculares, como la espasticidad, o la parálisis facial», subraya el doctor Pascual.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA HOMOSEXUALIDAD EN EL ANTIGUO PERU

Durante el descubrimiento de América, los colonizadores encontraron en estas tierras una gran diversidad de prácticas sexuales, desarrollándose todas en un ambiente de respeto y dignidad, pues los modelos de tradición histórica existentes en estas sociedades, no condenaban al individuo que nacía en su seno a un tipo de conducta única. Las crónicas escritas entre los siglos XV, XVI y XVII, dan fe de la presencia en suelo americano de todas las variantes de la homosexualidad, sin que estas fueran vistas con algún desprecio o repulsión.



En Centroamérica y las islas del Caribe, los homosexuales eran considerados como mágicos, dotados de poderes sobrenaturales y su cercanía era augurio de buena suerte, el cronista Gonzalo Fernández de Oviedo nos cuenta, que fue testigo de como en busca de protección y ayuda divina los pobladores ;traían por joyel un hombre sobre otro en aquel acto de Sodoma, hecho de oro de relieve



Durante la acción evangelizadora de fray Bartolomé de las Casas en México, es…

EL NEOPAGANISMO

El neopaganismo es el conjunto de movimientos espirituales modernos inspirados en formas de religiosidad anteriores al cristianismo en occidente. Este movimiento puede dividirse en dos grandes ámbitos: por una parte, la Wicca y tradiciones derivadas, y por otra, diversos tipos de Reconstruccionismo Neopagano. Debido a las alegaciones de sus fundadores, muchos creen que este tipo de religión tiene sus bases en los primeros dioses de los primeros seres humanos, por lo que muchos la consideran la primera o antigua religión.
El neopaganismo también está relacionado con los nuevos descubrimientos de las teorías sistémicas, y la ecología, volviendo a valorar la relación con la naturaleza.

Wicca
La Wicca fue dada a conocer por el autor y ocultista inglés Gerald Gardner durante la década de los 50 del siglo XX. En sus libros, Gardner aseguraba haber sido iniciado en un conventículo secreto por brujas británicas, que mantenían el culto heredado de la antigua religión tras siglos de persecución po…

HISTORIA DE LA SARNA

La historia del descubrimiento de la etiología de la escabiosis es fascinante y, a la vez, motivo de controversia.

Actualmente no tenemos duda de que la sarna es una dermatosis contagiosa, producida por un ácaro blanquecino, semiesférico, poseedor de 4 pares de patas, cuya morfología es muy parecida a la de otras variedades productoras de las sarnas animales: Sarcoptes scabiei var hominis. La sarna humana se diagnostica por un síntoma (el prurito) y por una lesión (el túnel o galería) que son característicos. Sarcoptes scabiei hominis (del griego sárx, carne, y kopto, yo corto) es el diminuto y voraz animalejo que se dedica a excavar galerías en la piel del ser humano afectado.

Hay que dejar claro que Sarcoptes scabiei no es un insecto. Los insectos tienen 6 patas, antenas y un cuerpo dividido en 3 partes, y la implantación de miembros es torácica, mientras el ácaro de la sarna tiene una cabeza, un cuerpo con forma de tortuga y apéndices que le son útiles para sobrevivir.

Aunque se cu…