viernes, 12 de febrero de 2010

STIGLITZ TEME EFECTO DOMINO POR GRECIA


A la crisis de España y Portugal se suma la de Grecia
El primer ministro griego, George Papandreu, decía en diciembre de 2009:
por primera vez desde 1974, la paralización de las finanzas públicas amenaza nuestra soberanía nacional
El problema de la crisis en Grecia se debe, basicamente, a dos razones:
• El alto nivel de la deuda pública, el 113 por ciento del Producto Bruto interno, y su déficit público supera el 12 por ciento del Producto Bruto Interno (PIB), y
• La falta de confianza de los inversores hacia el país.
El gobierno ha anunciado medidas para reducir el déficit público en tres años, pero muchos consideran que es muy difícil implementarlo debido a la oposición política y laboral.
Un plan de rescate por parte de la Unión Europea se vuelve urgente…


Stiglitz teme efecto dominó por Grecia El premio Nobel dijo que la estabilidad de los mercados depende del plan de rescate a ese país; opinó que las potencias económicas se verán afectadas si no se resuelve la crisis de deuda griega




PARÍS (Reuters) — Los líderes de la Unión Europea reunidos el jueves en Bruselas deben enviar una fuerte señal de apoyo a Grecia, debido a que el bienestar de la moneda común europea está en juego, dijo el economista ganador del premio Nobel Joseph Stiglitz.
Si los estados de la UE no envían un mensaje enérgico, o si la señal no logra convencer a los mercados, otras naciones estarán bajo el ataque de las fuerzas especulativas y ni siquiera los países más grandes serían inmunes, dijo el economista a Reuters Television.
Stiglitz señaló que los países de la UE deberían establecer fondos especiales para ayudar a sus miembros con problemas financieros, así como han destinado fondos para ayudar a resolver problemas económicos estructurales y sociales en el bloque.
"Se tiene que hacer algo en esa línea. Pero como he dicho, en cierto modo lo que se requiere ahora -más que fondos- es una demostración de apoyo", afirmó.
Stiglitz, un profesor la Universidad de Columbia en Nueva York que obtuvo el premio Nobel de Economía en el 2001, dijo que debería haber un compromiso creíble para usar los fondos en momentos de crisis.
"Con ese compromiso, lo irónico es que esos fondos realmente nunca tendrían que ser empleados", afirmó.
Los líderes europeos que se encuentran reunidos en Bruselas dijeron el jueves que habían alcanzado un acuerdo para entregar soporte a Grecia, lo que equivaldría al primer rescate de un miembro de la zona euro desde que la moneda fue creada 11 años atrás.
Los Gobiernos europeos buscan evitar que los problemas de Grecia se contagien a otros países de la zona euro con elevados niveles de deuda como Portugal y España, lo que enviaría a la zona monetaria a una crisis mayor, con un impacto en todo el mundo.
Stiglitz dijo que el precio de un fracaso en la ayuda a Grecia sería sustancial.
"El riesgo de los ataques especulativos en otros países es bastante grande. Los especuladores irían de un país a otro y después a otro", afirmó para luego añadir: "lo he visto suceder en otras partes del mundo".
"No hay motivos para creer que Europa sería inmune al tipo de ataques especulativos que vimos en el este de Asia, que fueron de algún modo desde los países más débiles hasta Hong Kong, uno de los países más fuertes", afirmó en relación a la crisis financiera asiática de 1997/98.
A la baja
El euro caía a media jornada del jueves frente a la mayoría de las monedas referenciales del mundo, luego que los inversionistas se mostraran temerosos sobre las repercusiones de un acuerdo de rescate a Grecia de sus colegas de la Unión Europea.
"El acuerdo de la UE crea una nueva gama de problemas desde una perspectiva del costo", dijo Boris Schlossberg, director de estrategia cambiaria con GFT en Nueva York.
"La idea acá es que si Grecia recibe un rescate, entonces Portugal, España y todas las otras economías con problemas deberían ser rescatadas también y eso abre una serie de problemas. El costo de rescatar a estas economías sería mayor de lo que cualquiera pueda imaginar", agregó,
El euro tocó un mínimo de la sesión de 1.3653 dólares, tras haber subido hasta 1.3801 dólares.



No hay comentarios: